Tres personas, una de ellas mostrando su brazo asegurando su beneficio frente a la innovación social de one inversión

Innovación e inversión social

Innovación

Cada vez es más frecuente escuchar este término y en ONE lo incluimos no solocomo parte de nuestra narrativa sino que además nos comprometimos con elconcepto, prueba de ello es que de manera deliberada lo llevamos como unaespecie de apellido que acompaña la marca y nos recuerda todos los días…

Fecha

7 marzo, 2024
Compartir

Cada vez es más frecuente escuchar este término y en ONE lo incluimos no solo
como parte de nuestra narrativa sino que además nos comprometimos con el
concepto, prueba de ello es que de manera deliberada lo llevamos como una
especie de apellido que acompaña la marca y nos recuerda todos los días que es
este el nuevo paso que debemos dar. Reconocemos el valor de la filantropía y la
fuerza de la solidaridad, pero responsablemente innovamos para seguir siendo,
desde el sector social, la incubadora de las soluciones a nuestros mayores
desafíos.
Si apelamos a la definición estricta, la inversión social es una práctica empresarial
o gubernamental que indica que se movilizan recursos humanos, materiales y
financieros para el desarrollo de diferentes iniciativas sociales que generan
impacto positivo en las comunidades y, por supuesto, con la participación activa de
las mismas comunidades.
Para muchos se trata de un concepto nuevo, para nosotros es más bien una
manera de reivindicar la filantropía y considerarla la palanca hacia el desarrollo,
evolucionando un poco el tema de las donaciones para posicionar el retorno de
algún tipo, ya sea financiero, de desarrollo de capacidades o de reputación; y esto
exige, sin duda, la medición de los logros a través de metodologías alineadas con
la transparencia y la rendición de cuentas.
Las donaciones, en muchas ocasiones, no tienen el mismo seguimiento riguroso
porque suelen entenderse como una acción de caridad. Nuestra convicción es que
llegó el momento, como país, de afrontar una nueva discusión alrededor del
impacto social, considerando que estamos en una década decisiva, enfrentando
un punto de quiebre entre la filantropía tradicional que conocimos hace
varios años
, y la necesidad de lograr más impacto comprobado con un dinero
cada vez más insuficiente.
Es necesario hablar del uso eficaz del capital catalizador, esencial para resolver
algunos de los desafíos más críticos del mundo. Inversiones más pacientes y
tolerantes al riesgo; más flexibles que el capital convencional, esenciales para
sembrar, ampliar y sostener el impacto porque ayudan a poner en marcha
proyectos y crean un historial que puede atraer más capital.
El capital catalizador desbloquea inversiones que de otro modo no serían posibles,
ampliando las oportunidades, fortaleciendo las comunidades e impulsando una
innovación que beneficia tanto a las personas como al planeta.


Necesitamos acción y hay muchas maneras de lograrlo

Es el momento de unirnos alrededor de esos grandes desafíos sociales que
persisten en contextos como el colombiano y para eso consideramos pertinente
reiterar las conclusiones del más reciente Impact Week en Turin, Italia:

  • Construyamos nuevos fondos de impacto y apoyemos los existentes.
  • Creemos comunidades cada vez más amplias de agentes deimpacto y organizaciones de intercambios significativos. Menos ego y más colectivo.
  • Mejoremos los diálogos respetuosos en todas las esferas públicas.
  • Ayudemos a difundir las historias de impacto que inspiran y motivan a otros.
image Dona Aquí